¿Cómo puede ayudar la realidad virtual en la rehabilitación de un ictus?

25
octubre
2017

La accesibilidad y la comodidad son las principales ventajas de la realidad virtual frente a la aumentada. Ambas tecnologías han avanzado mucho en los últimos años y la que más se está utilizando con éxito en el sector sanitario es la realidad virtual. Esta consiste en utilizar dispositivos que nos permiten sentir que nos encontramos en otro lugar.

Uno de los campos en los que se ha comprobado la utilidad de la RV es en el proceso de rehabilitación de un ictus. Esta enfermedad se denomina también infarto cerebral y es un trastorno brusco de la circulación de la sangre que altera la función de una determinada región del cerebro. Se manifiesta de modo súbito y violento, como producido por un golpe, y deja secuelas graves que pueden repercutir de forma notable en la calidad de vida de los afectados.

Con motivo del Día Mundial del Ictus es importante recordar que cada seis minutos se produce un ictus cerebral solo en España y se trata además de la primera causa médica de discapacidad. Aquí puedes conocer las 6 señales de alarma del ictus.

La rehabilitación en estos casos debe ser inmediata y en ambientes muy motivadores para intentar recuperar la función de algunas neuronas dañadas y prevenir la dependencia. Con este objetivo, la realidad virtual ayuda a crear un mundo ficticio lo más parecido posible a la vida real para que el afectado pueda experimentar y buscar soluciones por sí mismo. Esto potencia la producción de cambios a nivel cerebral y se mantienen a lo largo del tiempo.

Entre las ventajas de utilizar esta fórmula se encuentra la posibilidad de diseñar tratamientos personalizados y de monitorizar en tiempo real parámetros físicos como son la velocidad y la precisión del movimiento. Así se pueden analizar perfectamente los cambios que se van produciendo. Por ejemplo, los guantes de RV se comunican con un ordenador en donde los profesionales pueden registrar los movimientos de los dedos y muñecas del paciente, facilitando así el ejercicio posterior de la mano.

Según diversos estudios sobre el tema, la realidad virtual es una tecnología con la que se permite progresar rápidamente en tratamientos de rehabilitación tras un ictus porque la inmersión hace que el paciente esté más concentrado y las simulaciones consiguen que un movimiento mínimo se vea mucho mayor para que el cerebro lo reciba como un refuerzo más positivo.

La Fundación Institut Guttman es una de los centros españoles que ha comenzado a utilizar recientemente equipos de RV para el entrenamiento cognitivo y motor después de sufrir un ictus. Aquí se centran sobre todo en permitir que el paciente afronte su día a día de forma virtual sin que cualquier fallo que pueda tener genere consecuencias graves. Por ejemplo, puede manejar vasos sin miedo a que se rompan de verdad, realizar actividades complejas sin miedo a caerse, etc.

Con la RV se cumplen de esta forma los 3 conceptos clave para una rehabilitación ideal: la repetición, la motivación y el feedback.

Además de esta tecnología, existen otras interesantes para favorecer la recuperación de los pacientes que han sufrido este accidente cerebrovascular, como los juegos online, la ropa inteligente o los aparatos ortopédicos que interactúan directamente con ordenadores.

Foto de La Vanguardia
¿Cómo puede ayudar la realidad virtual en la rehabilitación de un ictus?
Volver al listado de noticias
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí